Los hongos de la madera

Generalmente son duros, leñosos, coriáceos y desde luego, no comestibles. Quizás por eso no les prestemos tanta atención como a otros seres del reino fungi, mucho más suculentos y apetitosos.

Pero no perdamos de vista a estos hongos que generalmente crecen sobre la madera, regalándonos bellas composiciones realmente duraderas, pues la gran cantidad de lignina que presentan estos hongos afiloforales  les hacen verdaderamente imputrescibles, gracias a ello, podremos disfrutarlos durante todo el año.

Con suerte, averiguaremos su especie, aunque las guías en general les suelan hacer menos caso. Si no me equivoco, aunque es posible que lo haga, los hongos que crecen sobre este árbol a orillas del Río Dobra son Trametes versicolor, un hongo ampliamente distribuido y con una gran variedad de colores.

Primavera cantábrica

La primavera suele caracterizarse por un tiempo inestable en el que tan frecuente puede ser el sol como la lluvia, e incluso la nieve. Pero si encima hablamos de la primavera cantábrica la incertidumbre atmosférica se intensifica, dando lugar a grandes contrastes a medio camino entre una estampa invernal y una inminente primavera.

La montaña leonesa cubierta por una nieve polvo recién caída, tan copiosa como efímera a los primeros rayos del sol, ofrece el mejor de los regalos, sentirse el primero en pisar un camino o disfrutar de la más absoluta y profunda soledad en medio del monte, mientras la bullente primavera reclama su espacio.

El brillo del invierno (II)

El invierno ya casi se nos escapa de las manos, pero como muestra de que aún perdura algo de su gélido brillo, os dejo algunas imágenes más, recientemente sacadas en la sierra madrileña.