El bareto

Amanece y entre la espesura del bosque mediterráneo alguien se mueve con sigilo… Es un ciervo joven (Cervus elaphus) cuya cornamenta aún no es más que dos varas sin puntas.

Quizás tenga suerte y sobreviva todavía algunos años más, para adquirir el porte regio y magnánimo que caracteriza a los ciervos adultos. Con un peso alrededor de 200 kg y una buena cornamenta, podrá optar a que un buen puñado de hembras le rindan sus favores. Para ello, aún debe crecer lo suficiente y enfrentarse a fieros adversarios, los machos más grandes y fuertes, agresivos competidores cuando llegué la época de aparearse y luchar por los harenes.

Pero aún es pronto y el joven ciervo anda todavía más preocupado de alimentarse y sobrevivir a los múltiples peligros que le acechan.

Quizás llegue el día en que sus genes tengan el privilegio de se legados a una nueva generación, o quizás su legado muera sin pena ni gloria, o su cabeza, acabe decorando la pared de algún salón.

Maltrato animal ¿Todo vale para vender un coche?

Normalmente en los anuncios de coches nos quieren vender un mundo de libertad, sensaciones y elegancia con eslóganes tan trillados cómo ¿te gusta conducir? Al menos eso intentan las grandes marcas con sus cochazos de alta gama aptos para muy pocos bolsillos.

En los utilitarios, suele reinar más la “cutrez” que las grandes producciones de elevado presupuesto, aunque a menudo los anuncios son tan malos como cuatro pijos que se han comprado un polo, menos uno que se ha comprado un caballo; u otro que parodia el comunismo con el típico guapetón de turno que se plantea el sistema dictatorial en el que vive únicamente porque sólo se le permite conducir un único modelo de coche.

Son anuncios opinables, te pueden gustar más o menos pero y ¿emplear el maltrato animal para vender un coche?

Esta es la feliz idea que se le ocurrió a Ford para vender su anterior modelo de SportKa: decapitar a un gato; en otra versión, el SportKa fulmina a una paloma.

La verdad es que esta falta de sensibilidad resulta tan aberrante como vomitiva, lo curioso es que este anuncio es de 2007 y actualmente se ha vuelto a levantar la polémica en torno a él, de hecho incluso existe una recogida de firmas para que Ford se disculpe, aunque seguramente después de 6 años y de un modelo de coche posterior este anuncio no se emita desde hace ya mucho.

Pero sea como fuere, lo único bueno es que con anuncios así, personalmente, sólo me apetece ir bici…

El lobo, mucho más que un animal

El lobo, no es un animal común. Más allá de su biología, de su comportamiento o de cualquier otro aspecto de su naturaleza, este animal es el más politizado de todos, aquí y en muchas partes del mundo.

Pasó de ser una alimaña que había que erradicar hasta los años 70, a ser considerado una especie con todo el derecho a la existencia, o al menos eso parecía.

Sin embargo, los conflictos entre los defensores del lobo y sus detractores se han reconvertido en una discusión propia de otras décadas y han terminado por convertirse en una encarnizada batalla con posturas cada vez más enfrentadas y radicales.

Lo que está más que claro, es que las poblaciones del lobo no se gestionan en base a ningún criterio científico o técnico, sino en función de las tensiones entre grupos interesados, ganaderos, cazadores, ecologistas…

Por su parte, la Administración, peca de incompetente como mediadora para resolver el conflicto, actuando de forma dolosa e irresponsable, incrementado aún más la crispación de los sectores implicados.

El problema del lobo parece lejano a resolverse, pero este animal capaz de sobrevivir a la barbarie y la encarnizada persecución humana desde hace milenios, debe seguir aullando en las silenciosas noches de iberia y lo hará, pese a ser desde siempre un condenado a muerte, gracias a su adaptabilidad y a su gran inteligencia, esa de la que por desgracia en muchas ocasiones carecemos los humanos.

Gracias a Manu por la foto, sacada en algún lugar del Península Ibérica o lo que es lo mismo, en tierra de lobos.

El juicio del des-Prestige

Ayer dio comienzo el juicio que pretende depurar responsabilidades sobre la catástrofe del buque Prestige, que hace casi 10 años originó una gran marea negra que emponzoñó las costas gallegas, asturianas, cántabras, vascas y francesas, siendo considerado como una de las mayores catástrofes ecológicas de nuestro país.

Tras un cúmulo de circunstancias y posibles negligencias, al Prestige, un petrolero monocasco cargado de petróleo de Liberia pero con bandera de Bahamas, construido en Japón, con carga suiza y tripulación griega, se le detectó una vía de agua consecuencia del temporal que afectó a la costa Gallega los días anteriores. En ese momento, 13 de noviembre de 2002, el buque se encontraba a 52 km de Finisterre y cargado con 77000 tn de fuel-oil. Ante la previsión de hundimiento, el buque fue alejado de la costa, una de las decisiones más reprobables en la gestión de esta crisis. El día 19 de noviembre a las 8 de la mañana y a 250 km de la costa española, el buque Prestige se partió en dos liberando su ponzoñosa carga al océano y dando comienzo a una marea negra sin precedentes en nuestro país.

Desde el principio, el problema de enormes consecuencias fue tratado con futilidad por parte de los políticos del gobierno de José María Aznar que se encontraba en el poder en aquel momento. Ninguno podremos olvidar los “ loshh pequeñoshh hilitoshh de chapapote” de Rajoy, que nos anunciaba que no se había producido ningún nuevo vertido y profetizaba que el fuel-oil quedaría solidificado sin producir mayor problema, mientras perjuraba que el asunto estaba correctamente coordinado…

Sin embargo, el pánico en Galicia ya había comenzado, en poco tiempo la costa quedó cubierta por una ponzoñosa marea negra de fuel-oil altamente tóxico. La peor parte se la llevó la Costa da Morte. La costa afectada no sólo tenía una gran importancia ecológica, sino también una importantísima industria pesquera que vio amenazada todos sus recursos.

Mientras el gobierno seguía vendiéndonos paños calientes y aseguraba que no había ninguna marea negra, los primeros voluntarios llegamos a Galicia, sin coordinación y sin tener ni idea de dónde nos metíamos. Aún recuerdo llegar de noche a Muxía, no se veía nada pero había un intenso olor a petróleo. En seguida alguien nos indicó que podríamos dormir junto con otros voluntarios en el polideportivo del municipio. Fue a la mañana siguiente cuando vimos la dantesca escena. Aún no éramos muchos, pero cuando la dimensión de la catástrofe se hizo evidente, miles de personas llegadas de todos los rincones de España e incluso del extranjero se acercaron a la costa gallega para trabajar altruistamente en la limpieza de las playas. Una labor más que infructuosa, pues a cada nueva marea la llegada de crudo hacía nuestros esfuerzos fútiles, cubriendo de nuevo las playas de ponzoña negra. A los pocos días también llegó el ejército, que empezó a coordinar las labores antes coordinadas por voluntarios y cofradías.

Muchas persona se involucraron en el problema dando un gran ejemplo altruismo y responsabilidad, algo que no hicieron ninguno de nuestros dirigentes políticos. Actualmente tan sólo cuatro personas están imputadas por la catástrofe del Prestige, el capitán y el jefe de máquinas, ambos de nacionalidad griega, el primer oficial de origen filipino y actualmente en paradero desconocido y el exdirector General de la Marina Mercante.

Sin embargo, otros, como Francisco Álvarez Cascos que era Ministro de Fomento en aquel momento y fue el principal responsable de que el buque Prestige tuviera un rumbo errático durante 6 días tan sólo comparecerá como testigo. Rajoy, principal responsable de coordinar la crisis ni siquiera está citado, lo mismo que Arias Cañete, Jaume Matas o Arsenio Fernández de Mesa. De hecho, por lo que parece, los responsables políticos de la catástrofe del Prestige, no sólo no han perdido “valía”, sino que actualmente ocupan más y mejores cargos.

Ecologistas en Acción, ya ha abierto una campaña para denunciar a los responsables políticos de esta grave catástrofe ambiental, en la que puedes participar si lo deseas.

Hablemos del lobo

El lobo es uno de los grandes depredadores que habitan nuestra península, se calcula que en todo el país hay alrededor de 1500 – 2000 ejemplares, la mayor parte en Galicia y el cuadrante noroccidental. Desde hace algunas décadas el lobo se encuentra en expansión hacia al sur y ha reconquistado parte de sus antiguos territorios dejándose ver al Sur del Duero.

Cuando España se adhirió a Europa en los años 80 se estaba preparando el texto de la Directiva Hábitat que contemplaba una estricta protección para el cánido, ausente casi por completo de toda Europa. Ante la negativa absoluta de España de que el lobo se protegiera de forma total, al final se llegó al acuerdo de que el lobo podría cazarse al norte del Duero pero estaría protegido al sur, donde la situación de la especie aún es precaria.

Eso implica que al norte del Duero el lobo se encuentre bajo distintas figuras de gestión, especie cinegética, o como en el caso de Asturias, especie singular, lo que significa que la administración asturiana podrá realizar batidas para controlar las poblaciones a través de su personal.

Actualmente el único Parque Nacional en España que cuenta con la presencia de esta especie es Picos de Europa. En Asturias se calcula la existencia de entre 120 y 200 ejemplares, en el área de los Picos de Europa desconozco el número y dudo que haya censos fiables pues según están las cosas en lo último que se invierte es en realizar censos de cualquier tipo de especie.

En la zona sur de Picos, perteneciente a León y mucho más boscosa, el lobo siempre ha estado presente, no así en la zona asturiana, principalmente dedicada a la ganadería extensiva. Desde hace ya unos 30 años estos cánidos han ido llegando a esta área y la han ido recolonizando, generando un fuerte conflicto, siempre asociado al lobo cuando se sabe de su existencia.

El lobo es una especie que causa daños a la ganadería, daños que son abonados por parte de la Administración a aquellos ganaderos que los sufren. Aunque en muchos casos estos daños no sean atribuibles 100% al lobo y en otros cuantos exista una picaresca asociada por parte del ganadero. Aún así, el lobo genera daños a la ganadería que en determinadas circunstancias pueden ser cuantiosos, si hay escasez de ungulados silvestres y la predación es sobre ciertos animales domésticos como las ovejas.

Aunque, el año pasado en la región asturiana de Picos de Europa tan sólo se tramitaron 59 expedientes por daños de lobo, la cabaña ganadera asciende a más de 300.000 ejemplares, la próxima semana hay anunciadas nuevas batidas por parte de la Administración asturiana para la erradicación de ejemplares. Aunque no parece existir evidencia alguna de ello, esta misma Administración presume de realizar la gestión de esta especie en base a criterios objetivos, y lo que es peor, anuncia alegremente que estaría dispuesta a dejar participar a los lugareños en estas cacerías que hasta la fecha tan sólo puden realizar la guardería del Principado, abriendo así la posibilidad de hacer cinegético al lobo también en Asturias y además permitiendo la caza, un uso prohibido en un Parque Nacional, aunque en la zona leonesa de este espacio se caza por una moratoria que se supone terminará en 2017.

No nos engañemos, en los Picos de Europa tan sólo se gestiona en base a las presiones del colectivo con mayor peso, el ganadero, que además también aglutina a gran parte del sector cinegético, otro de los grandes contrarios al lobo.

En un Parque Nacional es intolerable que se permitan este tipo de batidas y más en época de reproducción de la especie. Lo que se debería es trabajar conjuntamente y ofrecer alternativas respetuosas para los animales y la naturaleza que es el valor por el que se declaró este espacio.

En la gestión del lobo tiene que reinar la cordura tan a menudo perdida por los colectivos detractores y que a veces dan lugar a episodios realmente surrealistas en los tiempos que vivimos y en los que, la mayor parte de la población considera que conservar la biodiversidad es un objetivo importante.

En 2004 en la zona asturiana de Picos, tuvo lugar un espeluznante acontecimiento, en el que el propio biólogo del Parque Nacional asesino una camada de 7 lobos con sus propias manos para lo cual no tenía autorización, en cualquier caso ese jamás sería el procedimiento a seguir. Desconozco por completo los motivos por los que esta persona pudiera ser capaz de cometer semejante atropello y estupidez por la que fue llevado a juicio ante el Tribunal Superior de Justicia de Asturias, sin embargo al final, no hubo condena alguna y aunque estuvo algún tiempo fuera de su cargo, esta persona ocupa de nuevo su plaza como biólogo de este parque.

No se muy bien qué imagen quiere dar Asturias sobre el Paraíso Natural del que tanto presume, pero deberían darse cuenta de que sin lobo, ese paraíso sencillamente no existe.

Firma en contra de la matanza de lobos en el Parque Nacional de los Picos de Europa.