Canción para embaucar lagartijas…

Ejemplar asturiano de Iberolacerta monticola macho

La lagartija serrana (Iberolacerta monticola) es una especie de áreas montañosas que suele aparecer en medios rocosos, matorrales y pastizales de media y alta montaña.

En la Península Ibérica se consideraba la existencia de tres subespecies de esta lagartija endémica. Lacerta monticola monticola en la Sierra de la Estrella en Portugal, Lacerta monticola cyreni en el Sistema Central y Lacerca monticola cantabrica, el ejemplar de la imagen, en la Cordillera Cantábrica. Posteriormente la lagartija del Sistema Central se desglosó de sus compañeras y fue clasificada por los expertos como una nueva especie Iberolacerta cyreni quedando las otras como Iberolacerta monticola.

Hablando sobre esta lagartija me ha venido a la mente una canción chorra que cantábamos de pequeños cuando salíamos a la caza y captura de este reptil y que decía más o menos así:

Lagartija, lagatija…
sal de tu nido
que viene tu marido
cargadito de trigo…
¡A que se lo robamos!
¡A que se lo robamos!

No se puede decir que los efectos embaucadores de la cancioncilla fueran muy efectivos y eso que era cantada con la máxima entonación posible y un ritmo muy pegadizo. Seguramente habríamos tenido más éxito diciendo que el marido en cuestión venia cargadito de mosquitos y hormigas, así que la mayoría de las veces las lagartijas escapaban presurosas.

Si eran atrapadas antes de ser puestas en libertad tras un buen rato de observación, la mayoría perdían la cola ante nuestra atónita mirada, que no daba crédito ante los extraños movimientos de aquel miembro amputado. Sin duda la mejor arma que tienen las lagartijas para despistar a sus captores y marchar a la carrera.

Y pronto quedarán vacías…

Torimbia

Por fortuna aún no se han acabado del todo los días de verano sin embargo, y quizás porque hoy se me han terminado las vacaciones, siento ya la inexorable llegada del otoño… Atrás se quedan soles y excesos veraniegos y aunque en parte nos cueste renunciar a ello, la nueva estación nos traerá las más bellas estampas de los bosques cantábricos y playas vacías que recorrer, pero está vez en silencio, sin bañistas, solos ante el sonido del mar, sintiéndonos por fin los únicos transeúntes de nosotros mismos…

Muy a cuento

Puerto Ventana

Unos cuantos refranes que definen a la perfección como es el mes de abril, o al menos, este año. Y que siga lloviendo, así cuado salga el sol disfrutaremos de días como el de la imagen, mientras los brotes de las hayas están a punto de estallar envueltos en primavera.

Aquí van (si se te ocurre alguno más, insértalo como comentario):

Abril abrilero, cada día, dos aguaceros.

Marzo ventoso y abril lluvioso traen a mayo florido y hermoso.

Abril carrabil, saca la vacas al agua y vuélvelas al cornil.