Migrar o no migrar: esa es la cuestión

Muchas especies de aves son migratorias, quizás algunas de ellas estén ahora pasando sobre nuestras cabezas, camino de sus territorios de invernada. Este es un fenómeno global, de grandes dimensiones, que pone en movimiento cada año a más de 50 000 millones de individuos. También es un fenómeno diferencial, pues no todas las especies migran las mismas distancias e incluso, en una misma especie, estas pueden variar en función de sexo y edad.

La migración, se produce con una gran precisión y exactitud, gracias a la extraordinaria orientación de las aves que emplean distintos y complejos mecanismos para guiarse: usan la posición solar, la de las estrellas y el magnetismo terrestre y además, son capaces de calibrar todas estas herramientas para alcanzar su meta.

Las aves migran porque ello les proporciona más beneficios que costes. Llegar a territorios más norteños en época de cría, significará para ellas gran cantidad de alimento en poco tiempo, con escasa competencia y menor depredación y parasitismo. Aunque por otro lado, también implicará una gran preparación y la amenaza constante de verse atrapado por la llegada del mal tiempo.

Por otro lado, el comportamiento migratorio puede cambiar rápidamente en respuesta a variaciones en el ambiente. Un buen ejemplo de ello, son las cigüeñas (Ciconia ciconia) que en la actualidad nos acompañan durante todo el año, dejando atrás el comportamiento migratorio que cada otoño, las movilizaba hasta llegar a África para pasar el invierno. Temperaturas más benignas, y mayor cantidad de alimentos disponibles en nuestros gigantescos basureros, parecen inclinar la balanza hacia una vida sedentaria para muchas de estas cigüeñas.

Si te interesa la migración y quieres ver como evoluciona a lo largo del año en algún área, o visualizar individuos radiomarcados, aquí tienes un par de enlaces interesantes:

-Migration Mapping Tool
-Movebank

Imaginando a un Archaeopteryx

Intentar visualizar el pasado, cuando son unos 150 millones de años a lo que hemos de remontarnos, resulta complicado, aunque no por ello menos emocionante, sin con ello nos topamos con un ejemplar de Archaeopteryx que vivió por aquel entonces, durante el Jurásico Superior en lo que hoy en día es Alemania.

Considerado como un organismo transicional entre los dinosaurios y las aves, su descubrimiento en los yacimientos de Solnhofen (Alemania) en 1861 marcó un hito, y supuso una prueba más que confirmaba la polémica teoría de la evolución, publicada por Darwin dos años antes.

Similares a un cuervo en tamaño, los Archaeopteryx muestran rasgos reptilianos (garras en extremidades anteriores, mandíbulas dentadas, cola larga y con vertebras,…) y aviarios (plumas asimétricas, dedos oponibles, huesos pnumatizados,…) que nos parecen querer enseñar cómo fue la transición entre dinosaurios y aves.

Aunque se desconoce el color de su plumaje o si podían ejecutar un vuelo completo o simplemente planear, el ala es muy similar al de un ave moderna con plumas bien desarrolladas y adecuadas para volar.

Algunos creen que los Archaeopteryx planeaban tras lanzarse de las copas de los árboles, aunque al encontrarse los fósiles principalmente en áreas desarboladas de zonas de marisma, otros creen que es más probable que corriera por la superficie del agua como hacen los basiliscos o los somormujos americanos.

Sea como fuere, es fascinante poder imaginarse a un Archaeopteryx.

La guerra de los sexos (III): El origen del sexo

La guerra de los sexos

En la reproducción sexual que actualmente se da en muchas de las formas de vida modernas cada “individuo” aporta “la mitad” de su material genético que al combinarse con la mitad procedente de otro constituiría un nuevo descendiente. Vemos aquí el primer escollo para el éxito de la reproducción sexual. En términos biológicos, lo único que interesa a un organismo es dejar el máximo número posible de copias de sus propios genes. Desde este punto de vista vemos entonces que un organismo que optase por la reproducción sexual en el momento de reproducirse produce un hijo que sólo lleva la mitad de sus genes mientras que si optase por la reproducción asexual cada descendiente llevaría el 100%.

Sin embargo el sexo seguiría teniendo una oportunidad, si la inversión que se tuviera que realizar para sacar adelante a un hijo mediante la reproducción sexual fuera la mitad que la realizada mediante el proceso asexual. Esto es exactamente lo que ocurre con la reproducción sexual isogamética. Llamamos gametos a las células especializadas en la reproducción que contienen la mitad de la información genética de cada progenitor y que se fusionan para dar lugar a un nuevo individuo. En la que los gametos producidos por cada progenitor son exactamente iguales.

Una vez hemos alcanzado este punto, la situación en términos evolutivos no puede sostenerse durante mucho tiempo ya que el éxito a corto plazo de un gameto depende de las posibilidades de encontrar a otro con el que fusionarse y comenzar el desarrollo de un nuevo individuo. Esto puede conseguirse mediante dos formas claramente antagónicas de tal forma que para un mismo gameto la inversión en una de estas estrategias va en detrimento de la contraria. Una de ellas es producir gametos cargados de reservas que les permita sobrevivir el tiempo suficiente para encontrar otro gameto. La otra es producir gametos muy móviles de manera que se aumente la posibilidad de encontrarse con otro aunque esto implique un tiempo de vida menor. Nótese además que el éxito de una estrategia depende de la existencia de la otra y que una vez iniciado el proceso de selección disruptiva este favorecerá las alternativas grande y pequeña y penalizará los gametos de tamaño intermedio. Este tipo de reproducción sexual se denomina anisogamia y con ella aparecen por primera vez el sexo masculino (productor de gametos pequeños y móviles) y femenino (productor de gametos grandes y ricos en nutrientes de reservas) y también los problemas…
Sigue leyendo

Friki-vídeos sobre el creacionismo

El otro día visitando El Paleofreak vi que habían colgado la celebritie (Muchachada Nui) de Kirk Cameron, el actor de los problemas crecen. La verdad es que el vídeo me hizo bastante gracia pero leyendo los comentarios estuve a punto de morir de un ataque de risa con un enlace que hacía un lector al siguiente vídeo, que aunque parezca mentira, refleja la realidad pura y dura:

En EEUU aproximadamente un 50% de la población es creacionista, o lo que es lo mismo rechaza la idea de la evolución y considera que todo está creado por un ser divino y omnipotente, Dios.

Y una vez metidos en este tema no me puedo resistir a colgar otros dos vídeos que también vi hace algún tiempo en el mismo blog, el Paleofreak, y que todo sea dicho, nos dieron y nos dan largas horas de mofa. El primero es de un grupo creacionista con grandes dotes para la creación, válgame la redundancia, de pegadizos estribillos:

El segundo es una inmejorable versión del primero:

No estamos tan bien hechos…

Evolución by Bizarro

Hace unos días que una muela del juicio me está dando la lata, pero seguro que no soy la única, es bastante probable que eso os suceda a muchos de vosotros o quizás, en vez de las muelas os dolerá la espalada con frecuencia u os habrán tenido que operar de apendicitis…

Aunque la mayoría de las personas tienen la creencia de que la evolución es unidireccional y que su trayectoria conduce hacia la perfección creando con el tiempo organismos más evolucionados y mejor hechos, lo cierto es que no somos más que el resultado de múltiples chapuzas.

Como buena chapucera la evolución ha empleado los elementos que tenía disponibles y más a mano para que los seres vivos pudieran adaptarse a nuevas necesidades originadas ante diversos cambios. El ser humano es un ejemplo perfecto de sus chapuzas, algunas de ellas muy interesantes:

Sigue leyendo