El Tejo de Bermiego

tejo_bermiego_300109

Dicen de él que es el árbol más viejo de Europa, y allí, al lado de la Iglesia de Bermiego ha permanecido este ejemplar de Tejo (Taxus baccata) durante más de un milenio, superando en edad a la iglesia e incluso a este pueblo Quirosano que le regala su nombre.

También dicen que lo tejos son mágicos y en este caso seguramente también puede decirse que sabios, pues en ese desfile de años el Tejo de Bermiego ha debido de aprender mucho y habrá visto cambiar el mundo que le rodeaba lentamente, contemplando el ajetreo de numerosas generaciones, su cotidianidad y quizás también los acontecimientos más notables de sus vidas, de muchas vidas, pues hasta el hombre más viejo puede sentirse joven si se aproxima a su arrugada corteza.

Del Tejo, todo es veneno, a excepción del arilo rojo que cubre sus vistosas semillas y se habla de que los antiguos moradores de estas tierras, los Celtas, eran capaces de envenenarse con el tejo antes de ser dominados por otros pueblos, pues la libertad era más importante que la propia vida.

Si el tejo hablase, podría contar muchas historias, grandes historias, de dominación, de lucha y quizás también de amor, y amistad, pues muchos deben de haber sido los hombres y mujeres que han pasado ante él, admirados ante este enorme ejemplar, el gran superviviente evocador de los lejanos tiempos donde se pierde la memoria para dar paso a la imaginación y a la historia.

Be Sociable, Share!

4 pensamientos en “El Tejo de Bermiego

  1. En realidad nunca consigo sacar decentemente a este árbol.

    Muy apropiada la escena del vídeo, me ha gustado mucho. Algún día a mi también me gustaría contemplar esas impresionantes secuoyas, aunque el tejo de Bermiego también me causa profunda admiración.

    Gracias