Creciendo pese a todo…

Quizás ayer no fuera el mejor día para salir de paseo. Hacía un día de perros y la lluvia pronto nos caló casi por completo pese al gore tex, al paraguas y demás historias. Sin embargo, incluso en los días más desapacibles, cuando a ratos te imaginas más a gusto en casa que lidiando con los elementos, siempre encuentras algún motivo por el que ha merecido la pena adentrarse en la naturaleza.

El verdor de la dehesa, los buitres en rasante vuelo, o el río Manzanares con un magnífico caudal, fueron algunos de esas razones por las que te alegras de no haberte quedado en casa.

Aunque quizás, lo que más me llamó la atención de todo el día fue este enebro rojo (Juniperus oxycedrus) que crecía literalmente dentro de un bloque de granito, haciendo alarde de la poderosa fuerza que posee un ser vivo cuando se aferra a la existencia. Está claro que su semilla no cayó en el mejor de los lugares y sin embargo, tuvo la suficiente fortaleza para germinar y seguir creciendo, quebrando la roca que hoy por hoy, aún le tiene prisionero.

Be Sociable, Share!

2 pensamientos en “Creciendo pese a todo…

  1. No me ha dejado ponerte un comentario en el post de “la desgracia de ser feo” pero te lo dejo aquí:
    Como presta meterse en tu blog y leerte un rato. ¡Siempre encuentro muy buenas reflexiones y además escritas con mucho mimo!
    Sigue así ;-)
    D

  2. Muchas gracias Dani,
    El blog está configurado para que después de un tiempo ya no se puedan publicar comentarios en las entradas antiguas, así pesa menos!!
    Me alegro mucho de que te guste el blog y espero que lo sigas visitando :)