Arquitectura negra

La conocida como arquitectura negra es típica de la Sierra Norte de Guadalajara, de los pequeños pueblos negros de la sierra pobre que siempre han estado un tanto aislados y perdidos del mundo, pese a su cercanía a la gran urbe madrileña. Es una arquitectura de talante artesanal, enraizada profundamente en el medio ambiente y ligada al clima, a los materiales y a las funcionalidades sociales y económicas de la sierra y que no sólo dota a su paisaje de otro elemento singular, si no que se introduce en él en perfecta sintonía y mimetismo.

Piedra, principalmente pizarra, pero también cuarcitas, esquistos y gneises, y madera de roble, son los elementos fundamentales que dan forma a estas construcciones de gran simplicidad. Casas y casillas tan similares, que prácticamente y a no ser por sus diferencias en tamaño, equiparaban el tipo de morada en la que vivían personas y animales, hoy tan escasos los unos como los otros. Puertas pequeñas, en las que casi hay que entrar agachado y ventanas minúsculas para atrapar el calor en el interior del hogar.

Pasear por mi pueblo, Gascueña de Bornova, con la alegría del que se reencuentra con recuerdos infantiles de pasados juegos y aventuras, de veranos de bicicleta y libertad, siempre me resulta emocionante.

Be Sociable, Share!

2 pensamientos en “Arquitectura negra

  1. A mí, pasear por las calles de Gascueña, también me recordó mi infancia. Ese día vinieron a mi memoria las calles de mi pueblo pirenaico y sus casas cubiertas por tejados de pizarra antes de que la presión turística lo rodease de bloques de apartamentos

  2. Hola Maladeta,

    En Gascueña por suerte no hay bloques de apartamentos, pero las casas se caen y cada vez menos son las que las moran…
    Es una pena que el futuro de nuestros pueblos sea el ladrillazo o el abandono, ojalá seamos capaces de encontrar fórmulas nuevas.

    Gracias por visitarnos y por tus comentarios, que siempre son un placer leer